jueves, 7 de agosto de 2008

José Alberto Velarde *


De tanto vagar en las palabras

buscando decir lo que siento

he encontrado al fin el silencio

pena o sombra, ese perfume invisible

la más lúcida voz de mis cantos

José Alberto Velarde



Escribe: Walter L. Bedregal Paz


José Alberto Velarde

(Yunguyo, 1954)


Poeta radicado largamente en París - Francia. Publicó en 1989 el poemario Casa sin puerta (Comité Killka Editores, Lima 1990), yb en 1998, Paroles nouées/ palabras anudadas (poesía bilingue, Vericuetos-Escargot au galop, París, traducido del español por una de las más destacadas estudiosas de literaturas hispánicas: Sophie Baron).

Sus estudios realizados de Psicología en Cordoba – Argentina y estudios de Lengua y Civilización Española en la Universidad de la Sorbonne Novelle – París III , Francia; son noticias recibidas con beneplácito por numerosas personalidades de la cultura en nuestro altiplano, ya que formarse lejos del lar materno y radicar en Europa (París, desde 1984), lo hace sabedor de que es elogioso encontrar a un poeta – humano, y aseveró, sin ambages, - que de seguro sorprenderá el énfasis - que Velarde con su presencia cuando pisa tierra patria, trae consigo un renovador estilo, que marca en cierto modo la retórica nativista. Lo interesante es como en sus libros publicados: Casa sin puerta y Palabras anudadas, este último traducido elegantemente al francés, con el título de Paroles Nouées, publicado por Vericuetos Collection Escargot au Galop Poésie; ten el que rasciende ese transfondo humano, lenguaje que inserta la realidad del hombre del ande y no alejado de un patetismo autentico, casi influenciado hasta determinado por Efraín Miranda y Aramayo.

Un comentario interesante sobre Velarde en (1998, DE LEÓN, Olver Gilberto), la crítica literaria comenta para entender la naturaleza de su proceso como poeta, que: “…Palabras anudadas, de rara calidad poética / entre temas nos trasmite mitos de una cosmovisión de su cultura de origen / riqueza mágica, lírica, profundamente humana, rescata la memoria en una proyección universal única e intangible”. (En contratapa de “Paroles Nouées”, París).



HOJAS DE COCA


Puedo leer

hoja por hoja

aquello que nunca escribí.

Puedo sentir

la boca del beso

que abre el libro sin memoria.

Hoja del alba como una grada

húmeda escalinata

de los hombres que madrugan

sin cansancio.



NUDOS


Aquí el mar y la pesada manta

aquí la profunda marejada

y los campos de quinua

y la moviente espuma.

Éstos son nuestros colmados graneros

estos otros los maizales.

He aquí el Misti, aquí el Kapía.

He aquí mi mirada sobra la inmensa pampa.

Y he aquí mi voz sobre la ligera cuerda

y nuestros amigos ausentes

y nuestros corazones despoblados.

Éste es el largo de nosotros

esos de allá son los puños separados

nuestra lasitud.

Aquí la cordillera, toda nuestra fuerza.

Éste es el nudo madre

y éste su vertical desenlace.

Aquí está nuestro indiferente amor

y aquí este otro

el manjar de nuestra inmensa pena.


__________________________________
(*) Parte de este texto está inmerso en el libro Aquí no falta nadie, antología de poesía puneña de Walter L. Bedregal Paz. Grupo Editorial "Hijos de la lluvia" & LagOculto Editores. 2008.